Twitter icon
Facebook icon

RECOMENDACIONES PARA CONSUMO DE PESCADO FRESCO

Acercándose la “Semana Santa”, el Departamento de Inspección y Control de Sustancias Alimenticias (DICSA), recomienda:

·         Adquiera los productos de la pesca en los comercios; nunca lo haga en la vía pública.

·         No compre productos de “Elaboración casera y/o artesanal”, que no se encuentren debidamente registrados y autorizados.

·         No adquiera productos de la pesca que, por su aspecto o aroma, le resulten desagradables (deberán tener agradable aroma a mar) Los filetes deben ser firmes al tacto.

·         El pescado enfriado debe tener: las branquias rojas, las escamas bien adheridas al cuerpo y brillantes, y su carne debe ser firme, que no ceda a la presión del dedo.

·         El pescado fresco podrá conservarse de 1 a 2 días en heladera (en la parte más fría), y hasta tres meses en freezer.

·         Los ojos del pescado fresco entero deben ser brillantes. La presencia de opacidad o hundimiento de los mismos es índice de deterioro (salvo en la Lisa y en el Dorado).

·         Los productos congelados deben conservarse en freezers (–18º C). En caso de carecer de ellos, guárdelos en el congelador y consúmalos en el día.

·         Evite descongelar y volver a congelar los pescados y mariscos. Al descongelarlos no lo haga a temperatura ambiente y una vez preparados, consúmalos lo antes posible 

·         Los crustáceos menores, como camarones y langostinos, se comercializan muertos y pueden presentar un color amarronado-violáceo traslúcido en caso de estar crudo o un rojo intenso cuando se lo vende cocido, pero en ningún caso debe presentar manchas negras, olor desagradable o desprendimiento entre cabeza y tronco, todos estos son signos de deterioro. 

·         Los calamares deben presentar una piel lisa, suave y húmeda sin manchas sanguinolentas o extrañas a la especie, sus ojos deben ser vivos brillantes y salientes y su musculatura consistente y elástica.

·         Si los pesca Ud. mismo verifique con la Autoridad Sanitaria local la seguridad de la captura en su área. Consérvelos en hielo durante la pesca y el transporte.

·         Es preferible consumir los pescados bien cocidos en especialmente individuos mas susceptibles (mujeres embarazadas, niños, ancianos e inmunosuprimidos). 

·         Al adquirir mejillones enteros frescos u otros moluscos bivalvos, éstos deben estar “vivos”, lo que se comprueba porque las valvas se encuentran cerradas. Si están abiertas, compruebe si con un leve golpe se cierran.

·         Las pencas de Bacalao salado deben tener aspecto seco y no presentar puntos rojos o negros en su superficie, pues esto indica que han sido atacados por hongos.

·         Las latas de conserva de productos pesqueros, al igual que otros enlatados, no deben presentar abolladuras, ni estar hinchadas, ni oxidadas. Verifique los rótulos, procedencia y fecha de vencimiento.

Los transportistas, por su parte, deben:

·         Mantener la cadena de frío y actualizar su registro para el transporte de productos alimenticios.

·         Transportar los productos en condiciones adecuadas de embalaje y en los casos que corresponda, con abundante hielo en escamas.

·         Tener en su poder toda documentación obligatoria y correspondientes: Certificados de Amparo Sanitario expedidos por el Senasa, y/o la Corporación del Mercado Central de Buenos Aires (para los productos adquiridos allí) y/o guías de tránsito extendida por autoridades provinciales.

·         Recordar que los moluscos bivalvos (mejillones, vieyras, cholgas, etc.) deben incluir en el Certificado de Amparo Sanitario Senasa, el número de Análisis y el “Libre de Toxina Paralizante de los Moluscos”.

Por último, el consumo de productos pesqueros sanos requiere que los comerciantes:

·         Mantengan las temperaturas de cámaras y freezers dentro de los niveles exigidos.

·         Los pescados y mariscos en exposición y en estado fresco, cuenten con abundante hielo en escamas.

·         Mantener permanentemente la higiene del local.

·         Exigir los correspondientes Certificados de Amparo Sanitario de pescados y mariscos, extendidos por el Senasa, y/o el Mercado Central de Buenos Aires (para los productos adquiridos allí), donde conste su local como destino final y téngalos siempre a disposición.

Es un consejo de la Secretaría de Gobierno y Asuntos Sociales, a través de su Departamento de Inspección y Control de Sustancias Alimenticias. 

Términos y condiciones de uso (Abre en ventana nueva)